Publicado en Consejos Literarios

El diseño de una historia

Mientras andamos con certámenes arriba y abajo, quizá sea el mejor momento para regalar algún consejo útil. En su día, ya comentamos la importancia de disponer de una presentación, un nudo y un desenlace. Sin eso, tenemos un avión sin alas o un coche sin ruedas: quizá pueda ser útil para adornar una rotonda, pero no vale para nada más.

De ese post se deducía una idea: el trabajo del escribiente (el tuyo o el mío) empieza mucho antes de redactar su relato. Hay autores, como Stephen King, que dicen improvisarlo todo. Se sientan delante del procesador de texto y, ¡hala!, se inventan sobre la marcha un tocho de mil páginas, con todos sus escenarios, personajes, tramas y subtramas. Yo dudo que eso sea cierto. Los escritores tienen un ego del tamaño de la Vía Láctea, eso sí me consta, y les gusta engrandecer su propia leyenda. Incluso si dijera la verdad, hablamos de Stephen King, un tipo que tiene un genio más que contrastado. No podemos ni debemos aspirar a esa misma cumbre.

Escribir un libro no es diferente de cualquier otro proyecto, como levantar una casa. Podríamos ponernos directamente a cavar cimientos y levantar pilares, confiando en que todo encajará en su sitio cuando terminemos de poner el último ladrillo. Pero la gente sensata hace bocetos y planos antes de mancharse las manos. Es más fácil hacer correcciones o mejoras en un dibujo que en un muro de hormigón recién construido.

El primer paso sería preguntarnos como queremos que empiece, se desarrolle y termine nuestra historia. Normalmente, la inspiración nace de una idea central, tipo: “mi vecino, el que siempre saluda, es un peligroso psicokiller”. Hay que hacer que esa semilla crezca. Como mínimo, hay que ofrecerle a nuestra historia un arranque atractivo y rematarla con un desenlace que consga sorprender al lector. Con frecuencia eso implica estudiar y desechar diferentes alternativas, huyendo de soluciones poco inspiradas (mi vecino psicópata se ha dado cuenta que le he calado y decide matarme. Fin) o que se hayan visto ya en otras novelas o películas (mi vecino psicópata, obsesionado con los pecados capitales, me hace llegar la cabeza de mi novia por Seur. Fin), buscando siempre una vuelta de tuerca (mi vecino psicópata era tan rematadamente peligroso, que opté por acabar con él antes de que le pudiera hacer daño a alguien. Tuve que matar también a su mujer y a sus dos hijos, porque eran sus cómplices y aprendices. Yo mismo he llamado a la policía, y espero en un salón encharcado de sangre. Fin)

El trabajo previo es proporcional al tamaño y complejidad de la historia. Un relato de 200 palabras se puede idear en cinco minutos.  Una novela de 200.000 puede necesitar meses de planificación, sobre todo si toca temas complicados. Necesitaríamos un par de entradas más para desarrollar este tema (que ya llegarán), pero bastará decir que el trabajo de documentación debe extenderse a todos los aspectos de nuestra historia, desde los escenarios donde se desarolla la acción, hasta la biografía de nuestros personajes principales.

Con un buen diseño, no sólo tendremos una buena historia, sino también evitaremos el llamado “bloqueo del escritor”, que es el equivalente a no poder seguir con la obra, porque nos hemos puesto a construir el edificio al buen tuntún, y no nos cuadra nada ni sabemos por donde seguir,

Anuncios

Autor:

Ediciones Negras nace con la vocación de ayudar a nuevos autores, ofreciéndoles una manera de promocionarse. También quiere acercar al público géneros que no siempre tienen la difusión que se merecen, como el terror o la fantasía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s