Publicado en Consejos Literarios

No escribas

Esta entrada va a resultar desagradable para mucha gente. Pero los buenos consejos no siempre tienen buen olor. Internet está llena de artículos que te invitan a convertirte en escritor/a. Ellos mismos te indican motivos por lo que es una idea estupenda sentarse delante de un papel en blanco, y parlotean sobre editores y la pasta que te puedes llevar por cada libro vendido. No te hablan de publicar dentro unos años, cuando reúnas la experiencia y el conocimiento necesarios para escribir una historia más o menos potable. Te dicen que puedes lanzarte a la piscina hoy mismo. A lo loco.

Esas palmaditas en la espalda no te las dan gratis, esa es la trampa: suele tratarse de talleres literarios o plataformas de coedición que están deseando hacer negocio a tu costa. Van a jurar que tu lista de la compra, esa que escribiste en un Post It amarillo, es más original que el Ulises de Joyce, mientras puedan sacarte los cuartos.

Si en vez de hablar de literatura, habláramos de tocar un instrumento, las cosas estarían más claras. Sin haber dado un buen montón de clases, durante meses y meses ¿nos subiríamos a un escenario, a tocar un solo de guitarra o una melodía al piano? Ni en sueños, claro, porque haríamos el ridículo.

Sin embargo, todos hemos caído en esa trampa. Incluso nosotros. Yo recuerdo un artículo que te aconsejaba, incluso, que diseñara e imprimiera tarjetas de visita, donde figurase en grande el título de ESCRITOR, porque era la mejor manera de creérselo. Pero eso equivale a presumir de médico o de ingeniero sin haber pisado la Universidad: es inútil y ridículo. También lo es el afán de publicar, por encima de todas las cosas, cuando aún no se conoce los rudimentos más básicos sobre literatura, como saber encajar de manera coherente una presentación, un nudo y un desenlace. Para un autor no es importante lo que haya publicado, sino lo que haya escrito. Paco de Lucía no agarró una mañana la guitarra, y se sentó esa misma tarde a tocar Entre dos aguas. Pasó un buen montón de años, muchas horas al día, destrozándose las yemas de los dedos entre las cuerdas de una guitarra. Escribir es eso: pegarse con una tonelada de papel, inventando historias, refinando la técnica, eliminando flaquezas y dándole brillo a las virtudes. Si se piensa en firmar ejemplares en la Feria de Libro, o se tiene sueños húmedos con la pasta que se puede ganar por derechos de autor, se está perdiendo el tiempo. Por no hablar que es más fácil recibir un premio de la lotería, visto el patio, que convertirse en un Best Seller.

No, no debes escribir si no tienes fiebre, si la imaginación no te aprieta las sienes desde dentro, amenazando con reventarte el cráneo. Es un consejo desagradable, pero bastante honesto.

Anuncios

Autor:

Ediciones Negras nace con la vocación de ayudar a nuevos autores, ofreciéndoles una manera de promocionarse. También quiere acercar al público géneros que no siempre tienen la difusión que se merecen, como el terror o la fantasía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s