Publicado en Editorial

Amazon, ese enemigo

La edición digital es una estupenda salida cuando no hay dinero para pagar a una imprenta y un servicio de distribución más serio. Subes un archivo a la red esta tarde, y estará disponible para su venta física en el mundo entero en menos de 48 horas. Pero no tienes ningún tipo de control real sobre ese monstruo: he aquí la gran pega.

A pesar de su importancia, Amazon no es muy amigable con los editores. Proporciona unas plantillas que no son demasiado sencillas de usar, y una información bastante genérica. Si hablamos de formatos más complejos, que incluyan imágenes con sangría y otras filigranas ni te cuento. Te pueden dar las uvas intentando hacer las cosas bien.

Ahí estaba yo, hace nueve días, con mi manuscrito de Curiosa publicidad en el siglo XIX, perfectamente formateado. Dado el tamaño y complejidad de un libro que contiene tantas imágenes, el proceso de publicación dura unas 2 horas, sin contar el tiempo necesario para que la web lo revise todo y dé su conformidad. Pero esperaba tenerlo todo listo en unas 24 horas.

Para aquí seguimos, unas 216 horas después. A cada rechazo seguía el mensaje: ”
Your manuscript content extends past the margins. Margins prevent your content from getting cut off when your book is printed.” Había encargado una copia impresa donde no se apreciaban problemas con los márgenes, pero quién sabe. Igual tenía que ajustarlos un poco más. Así que venga retocar el archivo y volver a subirlo, esperando un visto bueno que no ha llegado. He perdido pelo, he ganado canas y creo que me ha salido un tic en el ojo derecho.

Después de ponerme en contacto con Amazon, he recibido respuesta hoy: que ni márgenes ni leches, hombre. Que eso lo dicen pa despistar (o eso parece). Que el problema es que hay texto ilegible en algunas páginas. He comprobado esas páginas, y no hay problema: todas las fuentes son correctas, y tienen un tamaño adecuado. Lo único que se me ocurre es que la pega esté en el texto incluido en los propios anuncios. Un texto que, en muchos casos no es relevante o, debido a la naturaleza del material (hablamos de recortes que tienen al menos 120 años) ni se ve.

Pues en esas estamos. Con el libro en el limbo, por culpa de la mecánica cabezonería de Amazon.

Anuncios

Autor:

Ediciones Negras nace con la vocación de ayudar a nuevos autores, ofreciéndoles una manera de promocionarse. También quiere acercar al público géneros que no siempre tienen la difusión que se merecen, como el terror o la fantasía.

Un comentario sobre “Amazon, ese enemigo

  1. Yo tengo múltiples problemas con Amazon a un nivel moral. Me jode mucho el ser tan poca cosa para ellos, simplemente un generador de contenidos, nada más, ya no eres un autor cuando publicas en amazon pues ellos no son una editorial cualquiera, es el GIGANTE, eso les debe encantar… Cierran librerías quizá diariamente, ridiculizan a cualquier editorial tradicional con su enorme cantidad de ventas diarias y capacidad de distribución… No sé, al final, la libertad que me ofrecen al no necesitar un visto bueno tan estricto como si necesita una editorial tradicional (por temas de riesgo de inversión, claro), no me compensa la personalidad que me quita… Algún día supongo que sucumbiré y también publicaré con ellos alguna que otra novelita… Pero hoy no es ese día. Buen artículo, Ediciones negras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s